El monstruo del miedo digital




El monstruo del miedo digital

 

Desde niños, hemos temido a los monstruos: al que se escondía en nuestro armario, el que nos acechaba debajo de la cama o aquel que amenazaban con llamar si nos portábamos mal. Pero, de todos ellos, hay uno que sobrevive y se desarrolla una vez pasada la niñez: el “monstruo del miedo digital”.

Este monstruo representa al más sugestivo de los sentimientos y se constituye como base principal de fomento del pánico social, ese miedo a quedar “desnudos de cara a los demás”.

Todos somos celosos de nuestra intimidad y privacidad, pero en este “loco mundo online” que vivimos, hemos ido intercediendo a este respecto a causa del hambre de interactuación socio-tecnológica que ya es considerada por muchos como una necesidad vital básica de nuestro día a día.
Hoy venimos a hablaros de (entre otras cosas) qué es y por qué debemos vencer al “monstruo del miedo digital”.
EL ENGAÑO DE LA PUBLICACIÓN EN EL MURO DE FACEBOOK

En los últimos meses, como si de un Ave Fénix que surge de sus cenizas se tratare, ha vuelto a aparecer en muchos tablones de Facebook ese “salvavidas legal” que con palabras bien hilvanadas y términos legales aparentemente sólidos, parece hacernos inmunes ante Facebook, el mundo online y la mismísima mortalidad.

Pues bien, ni dichos términos legales existen, ni es verdad nada de lo que su contenido recoge.

Básicamente, el contrato entre Facebook y un usuario, responde a la clasificación de “contrato de adhesión”. Es decir, para que lo veáis claro, es ese tipo de contrato que, firmáis en el banco y en el cual las cláusulas están ya establecidas y, nosotros aceptamos o no de manera unilateral, sin establecer ni modificar ninguna cláusula.

 

contrato de adhesion

 

 

Por tanto, en el caso del acuerdo que se establece con Facebook al registrarnos, somos libres de aceptar o no las condiciones (sí, esas que “todo el mundo se lee detenidamente antes de aceptar”), de igual modo, que podemos rechazarlas y no formar parte de la red social… El abanico de opciones, como podéis comprobar es amplio…

Cierto es que, tenemos medios para configurar nuestra privacidad en la red social y de limitar los permisos que concedemos a juegos y aplicaciones.

 

DECLARACIÓN DE DERECHOS Y RESPONSABILIDADES DE FACEBOOK

 

declaración de derechos y responsabilidades Facebook

 

 

El permiso de “licencia de Propiedad Intelectual” que le otorgamos a Facebook al registrarnos, finaliza cuando eliminamos el contenido o la cuenta. Sólo existe una condición y es que, esto sucede, “a menos que el contenido se haya compartido con terceros y estos no lo hayan eliminado”. Pero esta cláusula tampoco es importante, porque ¿a que casi nadie comparte contenido de terceros ni tampoco sus publicaciones son compartidas por nadie? Pues eso…

 

 

declaración de derechos y responsabilidades Facebook 2

 

LAS COSAS QUE FACEBOOK SABE SOBRE MÍ

Aunque, pensándolo bien, quizás acabamos antes si hacemos mención a las cosas que la red social no sabe sobre nosotros ¿no creéis?

Entre la larga lista, queremos destacar tres aspectos:

  • LOCALIZACIÓN: Da igual si te conectas desde el ordenador, la tablet o desde tu móvil. Esto sólo cambiará la mayor o menor precisión en el cálculo de tu ubicación.
  • LAS COORDENADAS FACIALES: Mediante los puntos fijos que todos tenemos en la cara (34 para ser más exactos) y mediante un algoritmo, se puede identificar automáticamente el rostro de cualquier persona.
  • SINCRONIZACIÓN CON LOS DATOS DEL MÓVIL : Esta es, sin duda, la que más “miedito” nos ha dado. Porque, sinceramente, que tenga los números de los contactos de nuestra agenda, nuestras fotos y que, además, Whatsapp les pertenezca…De ahí que, en las sugerencias de solicitud de amistad, ya no se trate de personas que podamos conocer, sino que hay veces que parece “configurar nuestra vida social” (como si de un profesional del tarot se tratara) a partir de toda esa información, orientándonos hacia los que pueden ser nuestras futuras amistades. Vamos que, la única carencia a este respecto es no poner la “calidad de esas futuras relaciones sociales”, pero no perdáis la esperanza (ya hay aplicaciones que te dicen cuánto vas a durar con tu pareja, así que…).




No obstante, para aquellos/as valientes a los que aún no les haya ascendido la ubicación de sus órganos genitales a la altura de la parte de su anatomía en la que se colocan las bufandas en invierno, les tenemos preparada una última sorpresa: toda la información que Facebook tiene sobre nosotros podemos descargarla. Sí, habéis leído bien.

En Marketing OnLaw, como lo damos todo por nuestro público, hemos hecho la prueba y descargado la información de nuestros perfiles para comprobar en qué consiste exactamente.

Os lo resumimos en una pequeña expresión gráfica.

 

Información descargar Facebook

 

No os preocupéis que no es para tanto, de hecho imagino que un día de esta semana, venceremos al “Monstruo del miedo digital” y recuperaremos nuestra capacidad de dormir con la luz apagada…

 

Frase Mark Zuckerberg

Sumario
El monstruo del miedo digital o qué sabe Facebook de mí
Título del artículo
El monstruo del miedo digital o qué sabe Facebook de mí
Descripción
El permiso de “licencia de Propiedad Intelectual” que le otorgamos a Facebook al registrarnos, finaliza cuando eliminamos el contenido o la cuenta.
Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *